miércoles, 15 de febrero de 2012

Lorenzo, como nunca

VOLÓ DESPUÉS DE CUATRO MESES SIN PROBAR UNA MOTOGP

  • Stoner dio la mejor vuelta pero a Jorge le salieron los tiempos con facilidad.

  • El dedo cercenado respondió bien.

  • La Yamaha de 1.000cc es mucho más fuerte que la 800.

Hace unos días, Sepang cerró el primer ensayo de pretemporada de MotoGP. Los test siempre son eso, test. Pero en moto, cualquier prueba es un pasaporte para encender el grifo. Independientemente de que los equipos empleen buena parte de los mismos a contrastar soluciones técnicas.

Cierto es que hacer valoraciones a tan temprana edad de la temporada puede ser aventurado. Pero hay una, incontestable, que afecta a Jorge Lorenzo. La Yamaha de 1.000 está construida a conciencia. Y en Malasia, adonde Jorge acudió con un año de retraso -en el GP no estuvo por culpa del accidente de Phillip Island-, se vieron rápidamente unas prestaciones excelsas.

Más allá del tiempo efectista -y sublime- de Casey Stoner el último día, el gran dominador, destripando las tandas de tiempos, fue el campeón de 2010, con ilusiones renovadas después de estar cuatro meses sin catar una MotoGP.

Para Valentino Rossi y Ducati el test era crucial para sopesar los pros y contras de la GP12, un producto de nuevo cuño con un chasis que atenta contra la filosofía de Borgo Panigale. Pero también lo era para Lorenzo, para ver el estado del dedo cercenado tras el accidente de Sepang, para poner a prueba sus temores en el mismo trazado en el que perdió la vida Marco Simoncelli, para saber si pasaría otro año persiguiendo Hondas...

"Creo que este año podemos estar más cerca de las Honda"

El diagnóstico fue más que positivo. Rotundo. El balear parte como nunca, en un estado de forma lúcido y con unos mimbres con los que pretende tejer su segundo título en categoría reina. "La moto va muy bien", dijo, escuetamente. "Creo que podemos estar más cerca de Honda", añadió. Un discurso opuesto al que esgrimía el pasado año, tras un 2010 en el que HRC echó el resto en una segunda parte de la temporada en la que Dani Pedrosa trató de ponerle en aprietos. El inicio de 2011 escuchó a Jorge lamentarse con cierta frecuencia de la distancia que perdía con Honda. Y el inicio de campeonato fue titubeante. Hasta que en Mugello regresó al chasis 2010.

Entre líneas, recolectando los tiempos de la última jornada de Sepang se aprecia por qué Lorenzo es más optimista que nunca. El cambio a la 1.000 le ha regalado más potencia y una moto bien ejecutada -salvo algunos pequeños ajustes necesarios en electrónica- y su espíritu parece más resuelto. Aparcando a un lado el tiempazo de Stoner (1.59.607) la sesión del australiano no fue escandalosa.

Sí lo es, en cambio, la del piloto de Yamaha, que cerró ese día con 35 vueltas, en progresión, marcando tandas en 2.00 bajos con suma facilidad. Resumiendo esas tablas, Casey rodó 21 vueltas, hizo el tiempo récord con la blanda y luego en secuencias breves realizó cuatro vueltas en 2.00 y nueve en 2.01.

Ritmo excepcional
Lorenzo, con 14 giros más que el vigente campeón cerró la jornada con un bagaje de 13 vueltas en 2.00 y 10 en 2.01. Cifras elocuentes que permiten adivinar que Yamaha, en un circuito de mucha potencia y tracción, ha conseguido acercarse. Los primeros pasos son positivos. Aunque metidos en Mundial nunca se sabe: en 2010 Jorge se rompió la mano en febrero, casi no hizo pretemporada y luego se alzó campeón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toldos Quesada

Toldos Quesada

EL TIEMPO EN SAN PEDRO

pronostico del tiempo Aeropuerto de Murcia - San...

CARRETERAS RESTRINGIDAS A CAMIONES

CARRETERAS RESTRINGIDAS A CAMIONES

SAN ALONSO

SAN ALONSO

Lorenzo

Lorenzo

Viñales

Viñales

PEÑA LOS PINOS ZONA DE FIESTA